Establecimiento MP

NOTICIAS   SUSCRIPCION   CALENDARIO y ALOJAMIENTO   CONTACTO

Buscanos en Facebook  Mirá  nuestro canal de YouTube  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram
Valla Uno - Volver al Inicio Establecimiento MP
 

HÉCTOR DA LUZ, UN EX JOCKEY QUE SE GANÓ UN LUGAR EN LA EQUITACION

29/09/17

Tiene 55 años, es misionero y con pasado en el mundo del turf. Dejó de correr a fines de la década del 90 y en la actualidad, en el sector de boxes del Club Alemán, tiene a cargo el cuidado de ocho caballos de salto. Un hombre de verdadero vinculo con los deportes hípicos.

     
 


Por Nicolás Alcalde para VALLA UNO.


"Mi vida son los caballos", es una declaración espontánea de Héctor Da Luz que refleja su marcada pasión. Muy amable, es de esos tipos queridos por todos y para comprobarlo alcanza y sobra con recorrer junto a él las instalaciones del Club Alemán. Cada persona que pasa lo saluda, le habla y eso lo convierte en verdadero protagonista.

Fue jockey y en un lapso de cuatro años consiguió las 60 conquistas que, en ese entonces, lo graduaban en la profesión de empuñar la fusta. Esa victoria la consiguió una tarde en Palermo, con el potrillo Puncher. "Es un recuerdo muy lindo. De esos que nunca voy a olvidar", comenta con cierta nostalgia y agrega: "Hace tiempo que no voy a los hipódromos. Aunque estoy al tanto de la actualidad y los resultados". Se retiro en 1997 y  se nota a flor de piel que todavía siente ese cosquilleo interno que sólo un jockey puede entender. 

Pero el romance con la Equitación nació luego de que Andrés Baxter, un reconocido jinete de Primera Categoría, le ofreció llevar un caballo a un campeonato del mundo en Europa. "Lo conocí porque le corría caballos de carreras. Es uno de los mejores jinetes de los últimos tiempos. Ese viaje me cambió la vida", cuenta sobre ese vinculo que se extiende hasta el presente. "Hoy tengo ocho de sus caballos a mi cargo. Ganamos Grandes Premios y muchos concursos", indica.

Es de la generación de 1962. Estuvo a punto de viajar a la guerra de Malvinas y por cumplir el servicio militar postergó la cursada en la Escuela de Aprendices. "Cuando comenzó el conflicto estaba en el cuartel", recuerda y enseguida retoma el tema que lo apasiona: "El turf siempre se va a extrañar, pero este deporte me encanta. Son dos mundos diferentes", confiesa en la puerta de un box al tiempo que acaricia el pescuezo de un alazán.

Da Luz marca una diferencia entre el equino de Salto con el de carreras. "El de equitación tiene un carácter más dócil, aunque el Sangre Pura siempre se destaco a la hora de saltar", sintetiza en una comparación de sólidos argumentos. 

Entiende el significado de un final cabeza a cabeza como también la adrenalina en la definición de una prueba de doble recorrido. En fin, el caballo deportivo siempre está presente en su vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti